Más de doscientos colmillos de elefante incautados en Tanzania
La policía de Tanzania se ha incautado de más de doscientos colmillos de elefante. Los huesos estaban escondidos en un ataúd y en bolsas de fertilizantes. Sin duda, este hecho demuestra que la caza ilegal está aumentando en el país.

Ha sido la mayor captura de colmillos de elefante en Dar es Salaam de los últimos tiempos. Los colmillos eran muy grandes. Según las autoridades, eso significa que los cazadores furtivos habían escogido determinados elefantes para sus clientes. Así lo ha declarado el comandante regional de la policía, Suleiman Kova.

En los últimos años, la caza furtiva en Tanzania se ha convertido en un grave problema. También en otros países subsaharianos. Son países que visitan muchos turistas para ver la rica variedad de vida salvaje que hay en sus reservas naturales.

Los delincuentes que matan a los elefantes y rinocerontes por sus colmillos están fuertemente armados. Las piezas se usan como adornos y en la medicina tradicional de ciertos países. Según la policía, la mayor parte de los colmillos de elefante sacados ilegalmente del país acaban en Asia.

La policía ha asegurado que los 214 colmillos tienen un valor de 2.100 millones de chelines tanzanos (algo más de un millón de euros). Han arrestado a tres sospechosos, dos de ellos de nacionalidad keniata. Los contrabandistas planeaban llevar el marfil a Kenia.

Un diputado tanzano, Peter Msigwa, ha comentado que la caza furtiva está descontrolada y que cada día se mata a una media de treinta elefantes para extraer su marfil. Este mismo mes, en Hong Kong se incautaron 26,7 millones de dólares (unos 2,7 millones de euros) en colmillos y adornos de marfil introducidos de contrabando desde Tanzania y Kenia, la mayor captura de marfil ilegal. En agosto de 2011, las autoridades tanzanas se incautaron de más de mil colmillos de elefante escondidos en sacas de pescado seco en un puerto en Zanzíbar. Su destino era Malasia.