Más de la mitad de la tierra necesaria para el consumo europeo se encuentra en otros continentes