Menos cultivos, más bosques