Minería en Galicia provoca niveles altos de arsénico
Una mina de oro en Galicia ha provocado que la Plataforma pola Defensa de Corcoesto pida el cierre de la mina por el daño medioambiental que supone. La contaminación es palpable. La empresa minera Edgewater explota un filón de oro en la Cabana de Bergantiños, en la provincia de La Coruña.

La Plaforma denuncia que la citada empresa ni tiene permiso de explotación ni puede realizar tales actividades en suelo rústico de protección ordinaria. El Ayuntamiento de Cabana no puede otorgar licencia municipal para actividades relacionadas con la explotación minera, ya que se necesita autorización autonómica. Es la ley. Y, aunque fuera legal, el daño al medio ambiente aconseja paralizar las actividades.

La Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) ha avisado del peligro que conlleva esta extracción de oro, una práctica contaminante y nociva de minería a cielo abierto. Se prevé que la Xunta dé los permisos necesarios, otorgando la pertinente Declaración de Impacto Ambiental.

Un artículo de investigadores del Instituto de Investigaciones Marinas y la Universidad de Vigo alerta de niveles de arsénico excesivamente altos en la cuenca del río Anllóns causados por una antigua mina de oro, en concreto, la de Bergantiños. La cantidad de arsénico, un compuesto usado en este tipo de minas, ha llegado hasta la mitad del límite aceptable en agua para consumo humano.

Minería en Galicia provoca niveles altos de arsénico
La SGHN advierte de que, si se llegó a esos niveles por la antigua minería a pequeña escala en Corcoesto, las repercusiones futuras podrían ser mucho peores. Las dimensiones del proyecto son tremendas: 774 hectáreas de mina a cielo abierto, 20 millones de metros cúbicos de mina y 100.000 toneladas cada año de estériles tratados con cianuro-sosa cáustica-ácido clorhídrico que, además del oro, desprenderán también el arsénico de las rocas.

Otro proyecto en Orense

No es el único proyecto minero que se prepara en Galicia. En Orense, en la zona de Castrelo de Miño, se ha comenzado a preparar un proyecto minero que incluye prospecciones y pruebas industriales en 1.680 hectáreas de terreno de cuatro municipios, entre las que hay zonas protegidas.