Moluscos: características, tipos y ejemplos

Moluscos: características, tipos y ejemplos

Los moluscos son un grupo de invertebrados que constituyen uno de los filos más importantes y con mayor número de especies dentro del reino animal: Mollusca. De hecho, aproximadamente, existen unas 93.000 especies vivientes y unas 70.000 especies fósiles.

En este artículo de EcologíaVerde te mostramos qué son los moluscos, sus características, tipos y ejemplos con algunas fotos. Aprende fácilmente con este resumen cuáles son las características principales de los moluscos, los distintos tipos reconocidos por la sistemática actual y los nombres de algunas de las especies más representativas de este grupo animal.

Características de los moluscos

Los moluscos se caracterizan por ser triblásticos, celomados, protostomados y contar con, al menos inicialmente, simetría bilateral. Este grupo tiene representantes tanto acuáticos (marinos y dulceacuícolas) como terrestres. En general, los moluscos presentan un cuerpo dividido en tres zonas: la cabeza, el pie y la masa visceral. Su pared dorsal forma un par de repliegues que caen a ambos lados del cuerpo y constituyen el manto, que tiene función protectora y delimita un espacio conocido como cavidad paleal, donde se alojan las branquias o pulmones del molusco. Existe una serie de elementos funcionales y estructurales comunes a todo el filo, aunque algunos representantes puedan presentarlos más o menos modificados. Estas son las principales características de los moluscos:

El pie de los moluscos

Es una estructura muscular que puede servir para la locomoción o encontrarse reducido y servir para el anclaje del organismo al sustrato, como en el caso de los bivalvos.

Concha

Estructura calcárea secretada por el manto que tiene una función protectora. Puede ser muy variada y presentar torsiones, valvas, numerosas piezas, encontrarse fuera, que es lo más común, pero también en el interior del cuerpo o incluso haber desaparecido, como en los pulpos y las babosas de mar.

Branquias en los moluscos

Pueden tener función respiratoria y también servir para la nutrición. Normalmente se encuentran dispuestas en hileras en la cavidad del manto, que conecta con el medio externo. Las branquias más típicas son las bipectinadas, que tienen un eje y filamentos dispuestos a ambos lados del mismo, aunque también existen las branquias monopectinadas, que presentan filamentos únicamente a uno de los lados.

Como curiosidad, en este otro post puedes descubrir a +40 animales que respiran por branquias, siendo algunos de ellos moluscos pero también peces y anfibios.

Rádula

Es un órgano raspador que se encuentra en la parte anterior del tubo digestivo, junto a la cavidad bucal. Está compuesta de una membrana con forma de cinta recubierta de pequeños dientes de quitina curvados hacia atrás que está apoyada en una estructura cartilaginosa llamada odontóforo. Al sacar la rádula, los dientes se deslizan sobre la superficie de los alimentos y, al retraerla hacia dentro, estos se clavan en el alimento y lo lleven hacia la boca.

Estilo

Es una estructura tubular y alargada de consistencia rígida, situada en un saco de paredes ciliadas. El movimiento de los cilios provoca que el estilo gire contra una parte del estómago que está recubierta por una placa quitinosa y, de esta manera, funcione como un molino, triturando así los nutrientes.

Los sistemas circulatorio y nervioso de los moluscos

El sistema circulatorio de estos animales es abierto y está constituido por vasos y senos sanguíneos sin recubrimiento propio. La sangre oxigenada de las branquias ingresa en el corazón por 1 o 2 aurículas, pasa a un ventrículo y sale a través de una aorta hacia los senos sanguíneos de las distintas partes del cuerpo. Desde la masa visceral, la sangre desoxigenada pasa por el riñón y vuelve a las branquias.

El sistema nervioso de los moluscos está formado por un anillo nervioso que rodea el esófago, desde el cual parte un par de cordones nerviosos que se dirigen al pie y otro par de cordones nerviosos que van a la masa visceral. Además de los osfradios, que sirven para controlar las partículas que entran en la cavidad del manto con el agua, presentan otros órganos sensoriales como tentáculos, ojos, rinóforos, fotorreceptores y estatocistos.

La reproducción de los moluscos

En cuanto a la reproducción, existen especies más primitivas que son dioicas (de sexos separados), aunque, generalmente, los moluscos presentan 2 gónadas junto al celoma en la masa visceral. Cuando el molusco se reproduce, los gametos pasan, a través del conducto nefridial, a la cavidad del manto y, desde ahí, al exterior con la corriente exhalante. La fecundación es externa y el embrión se convierte en una larva típica llamada “larva trocófora”, que tienen forma de peonza, aunque con la evolución, esta forma larvaria ha sido sustituida por otra llamada “larva velígera”, que tiene un velo que le sirve para nadar.

Sistema excretor

Los moluscos tienen un sistema excretor metanefridial que recoge 2 filtrados procedentes del metabolismo. Los metanefridios son unos órganos excretores que se encargan de recoger el filtrado por una parte llamada nefrostoma y conducirlo por el nefroducto hasta la cavidad del manto. A su paso por el túbulo excretor, la orina se va modificando por la reabsorción del material hasta que, finalmente, llega al nefridioporo.

Imagen: Cienciaybiologia

Tipos de moluscos

La sistemática actual reconoce 7 clases de moluscos: poliplacóforos, monoplacóforos, aplacóforos (que incluyen caudofoveados y solenogastros; reconocidos como dos clases independientes dependiendo de la bibliografía consultada), escafópodos, pelecípodos, gasterópodos y cefalópodos. Así, estos son los 7 tipos de moluscos y sus características:

Gasterópodos

Constituyen el grupo más grande de los moluscos, con unas 35.000 especies vivas y unas 15.000 fósiles. Tiene representantes que datan del Cámbrico. Desde entonces, los gasterópodos primitivos han dado lugar a diseños morfológicos y funcionales muy diversos y ocupando diferentes hábitats, tanto marinos como dulceacuícolas y terrestres. Presentan costumbres tróficas variadas: carnívoras, herbívoras, parásitas, saprófitas…

Muchos gasterópodos tienen una concha con arrollamiento, la cual se forma a partir de una zona llamada ápice. Las conchas presentan importancia para la clasificación taxonómica de las especies y está constituida por varias capas: una parte más externa llamada periostraco, compuesta de proteína y curtida con quinona, y una parte mineral por debajo del periostraco formada por varias capas de carbonato cálcico en forma de calcita o aragonito.

Normalmente, los gasterópodos se suelen dividir en 3 grupos: prosobranquios, opistobranquios y pulmonados. Los prosobranquios incluyen los gasterópodos más primitivos, como las orejas de mar (género Haliotis) o las lapas. Tienen una concha aplastada y, debido a su disminuido grosor corporal, en ocasiones presentan la cavidad del manto desplazada a la izquierda, mientras que la masa visceral está situada a la derecha. Los opistobranquios presentan una tendencia a la reducción y la pérdida de la concha, a la reducción de la cavidad del manto y a la adquisición de una simetría bilateral secundaria. Este grupo incluye a los caracoles burbuja (por ejemplo, Hydatina y Acteon), las liebres de mar, los nudibranquios, etc. Por último, los gasterópodos pulmonados se caracterizan porque muchos son terrestres, (aunque también hay dulceacuícolas) y porque, para formar un pulmón, los bordes de la cavidad del manto se han fusionado y solamente queda una abertura que conecta el pulmón con el exterior llamada “pneumostoma”. Existen representantes con concha (como Helix) y otros sin ella, que son las llamadas “babosas terrestres”.

Bivalvos (o pelecípodos)

Cuentan con más de 9.000 especies y deben su nombre a que su concha está formada por dos valvas articuladas que protegen al individuo. El cuerpo de los bivalvos está comprimido lateralmente y su pie está reducido porque no se utiliza para la locomoción, sino que sirve para excavar y sujetarse al sustrato. Las valvas de las conchas están compuestas por las mismas partes que en los gasterópodos (periostraco y parte mineral) y, bajo estas, se dispone el manto, que presenta tres pliegues: el interno, que contiene la musculatura, el intermedio, que es de carácter sensorial y puede presentar tentáculos, ojos y órganos quimiorreceptores, y el pliegue externo, que es el que secreta la concha de manera primaria.

Los bivalvos se diferencian en dos grande grupos: los protobranquios y los lamelibranquios. Los protobranquios son bivalvos más primitivos, cuentan con branquias bipectinadas y se alimentan de detritos del fondo. Los lamelibranquios son organismos filtradores con branquias evolucionadas sujetas a las paredes de la cavidad del manto y que forman unas estructuras en los vértices llamados "surcos alimentarios”.

Cefalópodos (o sifonópodos)

Es un grupo de moluscos muy antiguo del que se conocen unas 7.500 especies fósiles y unas 800 vivientes. Son organismos típicamente pelágicos, aunque la mayoría han adoptado un modo de vida bentónica (asociada al fondo marino). En este grupo se incluyen los calamares, los pulpos, las sepias y los nautilos. El cuerpo de los cefalópodos se ha alargado en sentido dorso-ventral y presentan una boca rodeada de un número variable de tentáculos. Las especies más actuales tienen la concha reducida (como ocurre en sepias y calamares) o, directamente, inexistente (como en los pulpos). Solo los nautilos presentan una concha claramente desarrollada. En los cefalópodos, el movimiento del agua en la cavidad del manto sirve tanto para la locomoción del animal como para el intercambio gaseoso. Dependiendo de la especie, presentan un número distinto de branquias, habiendo ejemplares que han evolucionado hasta reducir por completo sus branquias, de manera que realizan la respiración a través de la superficie del cuerpo.

Los cefalópodos presentan un sistema circulatorio más complejo y evolucionado que el de otros moluscos porque es un sistema cerrado y está formado exclusivamente por vasos que están recubiertos de endotelio. A su vez presentan un corazón isquémico, desde donde la sangre sale del ventrículo a través de una aorta anterior y otra posterior. La sangre de los cefalópodos contiene hemocianina.

Además, los cefalópodos tienen un sistema nervioso muy evolucionado que ha sufrido una concentración de ganglios en un encéfalo típico, desde donde se controla el sistema motor para coordinar el movimiento del individuo. Entre los órganos sensoriales más destacados de los cefalópodos se encuentran los ojos, que están muy evolucionados.

Monoplacóforos

Son unos moluscos marinos de pequeño tamaño que existen desde el Cámbrico, y que, actualmente, solo están representados por 2 géneros –Vema y Neopilina – y 8 especies. Tienen una concha única con forma de escudo por debajo de la cual existe una repetición de elementos morfológicos (branquias, nefridios, aurículas, músculos retractores...) a lo largo del cuerpo.

Poliplacóforos

Grupo de moluscos que cuenta con unas 500 especies y tiene la concha compuesta de una serie de ceramas imbricadas entre sí, lo cual les confiere una cierta capacidad de articulación corporal. Su forma corporal está adaptada a sujetarse sobre el sustrato, para lo cual emplean un pie que sobresale por debajo de la concha. La cavidad del manto donde están las branquias forma una especie de canal cerrado que recorre longitudinalmente el cuerpo y comunica con el exterior por dos orificios anteriores (por donde entra el agua a la cavidad) y dos posteriores (por donde sale).

Aplacóforos

Grupo que comprende unas 180 especies y debe su nombre a su carencia de concha. Se diferencian dos grupos: los solenogastres y los caudofoveados. Los solenogastres son alargados y, además de la concha, también carecen de cavidad del manto y de pie, y se caracterizan por tener un surco en la superficie ventral del cuerpo que recorre longitudinalmente el individuo. Los caudofoveados son moluscos excavadores que pueden alcanzar los 10 mm de longitud y que viven en el sedimento. Tienen un cuerpo cilíndrico con cutícula quitinosa y recubierto por espículas calcáreas.

Escafópodos

Presentan 350 especies y se caracterizan por poseer una concha con aspecto de colmillo. Habitan los fondos arenosos marinos (a partir de los 6 metros de profundidad), dispuestos con la cabeza para abajo. Con el pie, excavan en el sedimento, de donde obtienen sus alimentos y se colocan con la parte más ancha de la concha hacia el sedimento, mientras que la parte más estrecha tiene un orificio que queda hacia fuera para que entre y salga el agua de la cavidad del manto, junto con el material de desecho. Carecen de branquias, ojos y osfradios.

Ejemplos de moluscos

Para concluir este resumen sobre los moluscos que incluye sus características, tipos y ejemplos, a continuación se mencionan algunos tipos comunes dentro de este filo.

  • Liebre de mar: como Aplysia, caracterizada por tener la concha interior.
  • Nudibranquios: babosas de mar, que carecen de cavidad del manto, de concha y de branquias originales (algunos especímenes las tienen externas).
  • Nautilos (género Nautilus).
  • Pulpo (Octopoda).
  • Sepia (Sepiida).
  • Caracol común de jardín (Helix aspersa).

Para aprender más sobre este gran grupo de animales que son los moluscos y de otros relacionados con ellos, te recomendamos este otro artículos sobre Animales invertebrados: ejemplos y características.

Si deseas leer más artículos parecidos a Moluscos: características, tipos y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biodiversidad.