Monos como mascotas, una cruel moda en Reino Unido