Movilización ciudadana evita experimentación con transgénicos