Muere el cocodrilo en cautiverio más largo del mundo
Era conocido como Lolong y era todo un mito en Filipinas, donde vivió y murió. Era considerado el cocodrilo más largo del mundo de los que viven en cautiverio, incluido en el Libro Guinness de los Récords. Su longitud era de 6,17 metros. Tampoco se podía decir que fuera ligero de peso: pasaba más de una tonelada.

Según Edwin Cox Elorde, alcalde de la ciudad de Bunawan, donde murió el gigantesco cocodrilo, tenía más de cincuenta años. Una de las causas de la muerte que se barajan es el intenso e inusual frío que está sufriendo la región en las últimas semanas.

Lolong fue capturado en septiembre de 2011, tras una persecución que duró tres días. Las autoridades lo capturaron porque la población local se quejaba de sus constantes ataques. Incluso se sospechaba que fue el causante de, al menos, dos ataques mortales contra personas, además de diversos ataques al ganado. Para cazarlo, hicieron falta un centenar de personas.

Una vez capturado, el gigante reptil se convirtió en un reclamo turístico de la ciudad y casi se podría decir que en un personaje célebre del país. El alcalde de Bunawan ha confesado que quería a Lolong, ya que logró que la ciudad fuera famosa. Muchos turistas llegaban al Parque de Cocodrilos de Davao, en un remoto rincón de la isla filipina de Mindanao, sólo para verlo.

Mantener su piel disecada

Los funcionarios del parque quieren mantener su piel para que pueda ser disecado y exponerlo. Su apodo era un homenaje a uno de los cazadores locales, Ernesto “Lolong” Conate, que murió mientras ayudaba a planificar la captura de la gigantesca criatura.

Muere el cocodrilo en cautiverio más largo del mundo
Antes de morir, sus cuidadores habían detectado que el estómago del enorme cocodrilo estaba hinchado. Si los planes del alcalde Elorde y el Parque de Davao siguen adelante, aún se podrá ver a la gigantesca criatura casi prehistórica, pero, eso sí, muerto.