Muere una osa de 9 meses justo cuando iba a ser devuelta a la naturaleza
La osa Jimena pesaba unos cinco kilos y contaba con sólo unos tres meses de edad cuando fue encontrada en los montes de León en abril de 2012. Fue trasladada al Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de Burgos y allí ha vivido durante los últimos seis meses, recuperándose y creciendo.

Pero lo que parecía una historia con final feliz se ha convertido en una terrible tragedia. El objetivo era favorecer la reintroducción de la pequeña osa Jimena en su hábitat natural, pero, en el último momento, algo ha fallado. La osa Jimena ha fallecido cuando se procedía a su traslado a los montes de León.

A las nueve de la mañana se iniciaba el operativo puesto en marcha por la Junta de Castilla y León para el traslado a los montes de León de la osa Jimena desde el CRAS de Burgos. Participaban un total de catorce profesionales: tres veterinarios, ocho agentes medioambientales y celadores y tres técnicos.

La osa Jimena había sido monitorizada, con pulsaciones y nivel de oxígeno en condiciones normales, se había sedado permaneciendo en estado de semiinconsciencia, y se le había instalado el transmisor para su posterior seguimiento, una vez quedara en libertad en el medio natural.

Posteriormente, fue ubicada en la caja de transporte y se inició el viaje hacia los montes de León. En el trayecto, se realizó una parada en Saldaña y todo iba bien: su estado normal. Poco antes de la llegada a su destino, en la montaña leonesa, se volvió a realizar una parada para revisar su estado y fue entonces cuando se comprobó que había fallecido.

El animal, ya muerto, se ha trasladado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León para que su Departamento de Anatomía Patológica realice la necropsia. Durante toda su estancia en el CRAS de Burgos ha estado sometida a un régimen de aislamiento absoluto con el fin de mantener unas perfectas condiciones para su reintroducción en el medio natural. Pero de nada a servida el esfuerzo. Una pena.