Muerte natural de una osa en el parque de Cabárceno
El Parque de la Naturaleza de Cabárceno es uno de los más famosos de España. Se ubica en el valle del Pisueña, a 15 kilómetros de la capital de la comunidad autónoma, Santander. El parque de Cabárceno desarrolla trabajos de investigación relacionados con la conservación de especies en peligro de extinción y, también, a la educación ambiental.

Una de las osas del parque se encontraba en mal estado desde hace algunos días. Por fin, el pasado sábado 20 de octubre por la tarde falleció en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno por causas naturales. A la osa se la conocía por el nombre de Güela (diminutivo cariñoso de abuela). Su edad, según los estudios realizados, superaba los 25 años.

El coordinador del Servicio de Veterinaria del Parque, Santiago Borragán, explicó que la osa había cumplido su ciclo vital. En esta especie es raro que sobrepasen los 25 años. Por tanto, ha fallecido por su avanzada edad.

Borragán recibió una llamada del Parque en la que le avisaban del deterioro de la osa. Cuando llegó al parque, la osa se encontraba ya en estado de coma. A pesar de los intentos por recuperarla mediante inyecciones, finalmente el animal no reaccionó y murió por la tarde.

El coordinador del Servicio de Veterinaria de Cabárceno señaló que, pese a los achaques propios de su edad, la osa había mantenido un cronograma de vida normal en el parque desde que llegó en diciembre del pasado año. Comía con normalidad y se recuperaba de un catarro que tuvo. El último invierno había mudado el pelo para afrontar el verano.

Sin embargo, este otoño la osa estaba perdiendo peso, a pesar de tener un apetito excelente. Y eso sí era síntoma de que su vida estaba llegando a su fin.

El análisis de sus restos ayudará a la ciencia

La osa Güela era un ejemplar de oso pardo cantábrico. Se realizará un exhaustivo análisis al que serán sometidos sus restos en diversos laboratorios después de la necropsia practicada por tres veterinarios en el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre. El animal había sido rescatado el verano del pasado año en malas condiciones en las cercanías de Cervera de Pisuerga. Una vez recuperado, fue liberado, pero no logró adaptarse a la vida en libertad, por lo que volvió a Cabárceno en diciembre

Tras su fallecimiento la osa contribuirá a que se desarrolle una amplia investigación sobre su especie. Es la primera vez que se cuenta con un cadáver de plantígrado sin estar en avanzado estado de descomposición, por lo que el Gobierno de Cantabria ha informado de que los veterinarios han realizado radiografías, se han tomado muestras de sus huesos, su pelo y sus vísceras que serán analizados, así como su ADN.