Muertes por envenenamiento en Castilla y León: una loba y un águila imperial