Muestran ejemplares muertos para reivindicar el derecho de los animales