Un mundo conectado, y también más contaminado