Nacen 24 cachorros de linces durante la temporada de cría 2014
La temporada reproductora de este año ha finalizado con unos datos esperanzadores para la continuidad del lince ibérico, una especie protegida propia de la península ibérica. Gracias al programa de conservación desarrollado ex situ, es decir, de cría en cautividad, en España y Portugal, el lince ibérico suma un total de 24 cachorros (diez machos y 14 hembras) vivitos y coleando.

Todos ellos han salido adelante sin necesitar biberones ni otras atenciones especiales por parte del personal de los centros, entre ellos El Acebuche de Doñana, donde Brisa dio a luz a cuatro cachorros, en un parto que se emitió en directo en la web (lynxexsitu.es) del programa.

Aunque hubo que lamentar la muerte de una docena de cachorros durante el periodo de gestación, durante los primeros días de vida y en el periodo de peleas, el balance final fue positivo. De hecho, el programa cumplió sus objetivos, ya que emparejó al comienzo de la temporada reproductora 18 hembras, esperando entre 14 y 32 nacimientos, por lo que los saludables 24 cachorros obtenidos finalmente pueden considerarse todo un éxito.

No todas las crías serán liberadas

Obviamente, el nacimiento en cautividad tiene sus limitaciones pues, entre otras cosas, requiere de un programa que permita la liberación de las crías en el medio salvaje (excepto los ejemplares destinados a la reproducción), si bien se eligen las parejas en función de sus ADN con el fin de obtener la mayor diversidad genética de las camadas. En este caso, todavía no se ha decidido cuántos ejemplares se destinarán a la continuación del programa.

Nacen 24 cachorros de linces durante la temporada de cría 2014
En comparación con la temporada pasada, si embargo, se registraron peores datos, con un tamaño medio de camada de 2,4 cachorros, frente a los 2,9 de 2013, que logró el nacimiento de 53, de los cuales sobrevivieron 44 cachorros. El lince ibérico (Lynx pardinus) es una especie en grave peligro de extinción que depend de este tipo de programas para su supervivencia.