Por qué lo “natural” no siempre es ecológico