Los neumáticos, grandes contaminantes