Una niña de 11 años enferma terminal se siente muy feliz tras cumplir su sueño de dispararle a un oso