Nos espera un negro futuro si no se reducen las emisiones de C02