Nueva alternativa en ecología: las velas naturales