Nueva York quiere exterminar a 2.200 cisnes