Nuevas estaciones meteorológicas en la Amazonia aumentarán la fiabilidad de los datos climatológicos
La parte brasileña de la Amazonia, el 60 por ciento de la mayor selva tropical del mundo, tendrá once nuevas estaciones meteorológicas a partir del próximo año. Su función será recoger datos climatológicos con mayor fiabilidad que hasta ahora, con el fin de conservar mejor este tesoro de la biodiversidad.

Actualmente se está trabajando con datos obtenidos mediante sensores remotos, por lo que se carecía de la denominada verdad de campo, es decir, de datos tomados in situ, un problema que remediarán las nuevas estaciones, colectoras de datos fundamentales para conocer y controlar el clima amazónico, como las temperaturas, la radiación solar, la presión y humedad atmosféricas, así como la velocidad y la dirección del viento.

Los datos que se obtengan se transmitirán vía satélite a las oficinas del Centro Regional del Sistema de Vigilancia de la Amazonia (Sipam), una institución estatal con sede en la ciudad de Manaos, que los hará servir para su uso en futuros estudios de climatología que aumenten el conocimiento que se tiene sobre su clima y su comportamiento como ecosistema con sus características propias. Igualmente, se espera prestar apoyo a la Defensa Civil y conseguir mayor acierto en la predicción meteorológica de tan vasta región, tanto a corto como a largo plazo (previsión del tiempo y del clima).

¿Dónde se encontrarán las nuevas estaciones? Está previsto ubicar un total de cuatro de las estaciones en el estado de Amazonas, fronterizo con Colombia y Perú, y dos más en Roraima, un estado fronterizo con Venezuela y Guayana. El resto se distribuirá en los estados de Pará, Amapá, Maranhao y Tocantins. Es decir, se trata de una estratégica disposición que consigue cubrir el mayor territorio posible de la gigantesca y cada vez más deforestada selva amazónica brasileña.