Nuevo Catálogo Nacional de Especies Amenazadas de España
El director de Medio Natural del Ministerio de Medio Ambiente, José Jiménez, ha anunciado que se va a publicar en España el nuevo Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. La última versión fue elaborada por en 2006. Este catálogo se enmarca dentro de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

Jiménez ha querido señalar que lo más importante del nuevo Catálogo no es el listado de las especies que se incluirán en él, sino la nueva forma de catalogar que introduce. En todo caso, el listado será revisado por un comité científico que asesorará a la Administración en la catalogación de especies.

Tal vez la novedad más importante del nuevo Catálogo Nacional de Especies Amenazadas es la inclusión de los tiburones. España es el país que más tiburones captura en el mundo después de Indonesia e India. También es importante que, a partir de su publicación, cabrá la posibilidad de promover iniciativas populares para incluir especies. Esto significa que los ciudadanos podrán hacer peticiones para que una especie en concreto se incluya, se excluya o cambie de categoría en el catálogo. Por supuesto, estas peticiones serán estudiadas por el citado comité científico que será el que, en último término, tomará una decisión al respecto.

Jiménez también ha querido resaltar que el nuevo listado que se incluye en el catálogo ha sido elaborado teniendo en cuenta la principal petición de los ecologistas en las alegaciones al borrador que el ministerio presentó en septiembre. Entre otros aspectos, se ha incluido a la Posidonia oceánica. Pero, por otra parte, no están incluidos en el nuevo listado los bosques de sebadales de Canarias, otra de las alegaciones de los grupos ecologistas, que también se quejaron de que el listado rebajaba la protección de doce especies de aves, seis de flora, cuatro reptiles, trece de peces, tres de anfibios y cuatro de reptiles. El número de especies protegidas pasa de las, aproximadamente, 550 del anterior catálogo a las más de 900 del nuevo.

Una vez aprobado el Catálogo nacional, la protección que fije para cualquier especie prevalecerá sobre la que pueda determinar cualquier listado de una Comunidad Autónoma. Éstas podrán ampliar el catálogo en su región, pero nunca rebajar la protección de ninguna especie.