Obama quiere invertir 2.000 millones de dólares en el desarrollo de vehículos y combustibles limpios