Oceana en contra de la termoeléctrica de Punta Alcalde, Chile
La organización de conservación marina Oceana, en representación de un grupo de ciudadanos de Huasco, localidad de la Región de Atacama, ha solicitado al Comité de Ministros rechazar el recurso de reclamación presentado por Endesa contra la resolución que calificó como desfavorable el proyecto de la central termoeléctrica Punta Alcalde. Dicho proyecto fue rechazado por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Atacama el pasado junio.

Oceana prevé una “presión feroz” por parte de los sectores minero y energético para aprobar la central de Punta Alcalde. Pero, si se toman en cuenta los antecedentes técnicos, se debe concluir que esta planta pone en riesgo la salud de la población y daña el medio ambiente. La organización ambientalista ha prometido estar muy atenta a las decisiones del Comité y espera que éste anteponga los derechos ciudadanos a los intereses empresariales.

La empresa Endesa ha tenido cinco oportunidades para mejorar su Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental. Pero el 25 de junio, el proyecto termoeléctrico fue rechazado por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Atacama por no cumplir con las exigencias impuestas por la Seremi de Salud de Atacama, en lo referente a asegurar que la central no empeorará la calidad del aire de la región.

Una de las carencias más importantes del proyecto es la falta de datos y análisis necesarios para determinar si la central cumplirá con las normas de calidad del aire y de emisión que dicta la legislación, especialmente la Norma de Emisión para Centrales Termoeléctricas. La ciudad de Huasco ha sido declarada como zona latente por exceso de partículas MP10.

Según Oceana, Endesa aún no ha entregado los datos necesarios para responder a las preguntas hechas en la resolución de calificación ambiental. Por tanto, es imposible para la autoridad descartar posibles riesgos a la salud de los habitantes del área de influencia de Punta Alcalde.

La termoeléctrica Punta Alcalde, de 740 MW, de Endesa, se alimenta con carbón y pretende instalarse en la costa de Huasco, a 15 kilómetros de la ciudad homónima. Allí ya funciona el complejo termoeléctrico Guacolda, con cuatro unidades a carbón y una fábrica de pellets de fierro de la Compañía Minera del Pacífico (antes, CAP).