Oregón prepara un funeral para las abejas