Organizar a los recolectores para limpiar el río Itaipú, en Brasil
Colecta Solidaria es un proyecto que nace con el objetivo de contribuir a la conservación del medio ambiente y mejorar la calidad del agua. Se trata de un programa social que promueve el reciclaje de los residuos urbanos y combate las difíciles condiciones de vida de los recolectores de basura en el sur de Brasil.

El proyecto se enmarca dentro de un ambicioso programa que, desde hace nueve años, desarrolla la hidroeléctrica de Itaipú para mitigar el impacto nocivo del ser humano en la cuenca del río Paraná, frontera natural entre Paraguay y Brasil. Además, quiere alejar de la exclusión social a un colectivo que vive en los límites de la marginalidad. Por último, impulsará el reciclaje de los residuos urbanos para evitar que sustancias contaminantes lleguen a las aguas del río.

El asesor de energías renovables de Itaipú, Cícero Jayme Bley, explica que el fenómeno del cambio climático afecta al ciclo de las aguas, por lo que la hidroeléctrica quiere potenciar las energías renovables y la sostenibilidad.

El proyecto, en la actualidad, beneficia a unas 2.500 personas. Se trata de organizar a los recolectores en asociaciones o cooperativas para que tengan una mayor fortaleza como gremio y conseguir mejores condiciones de trabajo.

Una de las iniciativas del proyecto es la construcción de naves a las que llega la basura para poder separarla, además de dotar esos espacios con balanzas, prensas y maquinaria para el transporte de la basura. También entregarán uniformes de trabajo y vehículos para la recogida de basura e impartirán cursos formativos.

Una de estas estas cooperativas se encuentra en el municipio de Sao Miguel de Iguazú, en el estado de Paraná. Unos 34 recolectores, la mayoría mujeres, acuden diariamente a su cita con el reciclaje. En el almacén procesan cada día más de una tonelada de basura.

En el almacén, donde hay la pestilente mezcla de olores procedentes de los residuos procesados, los trabajadores descargan los camiones y comienza la labor de clasificación de embalajes por sacas para luego hacer la compactación en la prensa y vender los residuos. Pero los trabajadores reclaman más equipamientos de trabajo y mejores salarios.

La hidroeléctrica tiene una capacidad instalada de 14.000 megavatios (MW) y genera el 20% de toda la energía consumida en Brasil.