Orquídea Phalaenopsis: cuidados

Orquídea Phalaenopsis: cuidados

Existe una gran variedad de estas plantas, pero las Phalaenopsis son unas de las orquídeas más populares y extendidas en jardinería y decoración. Estas flores tan bonitas, que reciben su nombre por el parecido que reciben con alas de mariposas, tienen su origen principalmente en Australia y Filipinas, así como en algunas otras zonas de Asia y África.

En este artículo de EcologíaVerde vamos a ver cuáles son las principales características y los cuidados de la orquídea Phalaenopsis u orquídea mariposa, así que si quieres tener una en tu casa, sigue leyendo estas líneas.

Características de la orquídea Phalaenopsis

A la orquídea mariposa se le llama también orquídea alevilla y orquídea boca. Como otras orquídeas, son plantas epífitas, que quiere decir que en lugar de anclarse al suelo con sus raíces, usan otros árboles o plantas como huéspedes a los que agarrarse.

Otra particularidad de estas plantas es que son capaces de realizar la fotosíntesis también con sus raíces, que son fuertes y de color verde, habitualmente aéreas. Sus hojas son de gran tamaño y nacen desde muy cerca de las raíces. En ellas se distingue el nervio central con mucha claridad, y son de un color verde muy vivo.

Sus flores salen de una especie de varas largas que la planta produce y que habitualmente se hace necesario entutorar para que no caigan. Tienen pétalos de muy distintos colores, e incluso con patrones moteados, muy llamativos y bonitos.

Orquídea Phalaenopsis: cuidados básicos

En esta guía práctica verás cuáles son los cuidados básicos de la orquídea Phalaenopsis, desde su riego, sustrato y abono hasta su ubicación, luz necesaria y temperatura adecuada:

Cómo regar la orquídea Phalaenopsis

Como todas las orquídeas, esta planta no tolera los excesos de humedad ni los encharcamientos, tanto en las hojas como en las raíces. Por ello, deben regarse siempre por la mañana y, a ser posible, por inmersión. Esto es, sumergiendo la maceta en agua durante unos pocos minutos y dejando que la planta absorba el agua necesaria para luego extraerla y dejar que los agujeros de drenaje eliminen el agua sobrante.

Sin embargo, es importante no regar la Phalaenopsis con agua del grifo. Habitualmente estas aguas son muy duras y tienen un contenido mineral demasiado alto, por lo que se hace necesario usar agua mineral ligera o tratar el agua para desmineralizarla.

Además, es muy recomendable vaporizar varias veces al día algo de agua alrededor de las hojas y las raíces aéreas. Esta planta tropical necesita de humedades ambientales bastante altas, por lo que así se pueden emular mejor sus condiciones naturales.

Aquí puedes aprender mucho más sobre Cuándo y cómo regar orquídeas.

Luz y ubicación de la orquídea mariposa

La Phalaenopsis no tolera bien la exposición al sol directo, pero tampoco crecerá adecuadamente en ambientes sombríos. Busca una habitación muy iluminada, pero en la que los rayos del sol no incidan directamente sobre tu planta. Usar una cortina que deje pasar algo de luz natural también puede ser una muy buena opción.

Temperatura ideal para la Phalaenopsis

Como planta tropical que es, no tolera ni el frío intenso ni las temperaturas muy altas con sequedad. El rango ideal de temperatura para la orquídea mariposa es de entre 23 ºC y 24 ºC, pero con la humedad ambiental suficiente puede llegar a soportar temperaturas de hasta 30 ºC. En lo que al frío se refiere, no dejes bajo que ningún concepto que la temperatura descienda por debajo de los 13 ºC.

Sustrato y abono

Las orquídeas necesitan substratos especiales muy ligeros que proporcionen un buen drenaje, de lo contrario el riego puede encharcar la tierra demasiado y acabar dañando las plantas con su exceso de humedad. Además, estas plantas pueden tener épocas en las que necesiten también de abonos específicos, que se aplican de forma más regular antes de que empiece la floración de la planta y que suelen usarse vaporizados o pulverizados en el sustrato.

En estas otras guías de jardinería explicamos con más detalle Cómo hacer sustrato para orquídeas y Cómo hacer abono para orquídeas.

Cuándo y cómo trasplantar una orquídea Phalaenopsis

Es bastante habitual que esta planta se tenga en contenedores o macetas transparentes, de forma que sus gruesas raíces verdes puedan realizar también la fotosíntesis y así ayudar a la floración. Esto también nos sirve para conocer el estado de salud de la planta y para apreciar si necesita agua o no, pues cuando se tornan blanquecinas se están secando y necesitan un riego hasta quedar verdes de nuevo.

Teniendo esto en cuenta, la orquídea mariposa solo necesita ser trasplantada cuando haya crecido demasiado para su contenedor, o bien cuando haya sufrido el ataque de algún hongo o bacteria que tenga que ser erradicado del sustrato.

Al momento de trasplantar una orquídea Phalaenopsis hay que tener en cuenta que debe hacerse siempre durante el periodo de reposo vegetativo, en los meses fríos, y es necesario usar sustrato específico para orquídeas. Además, en las semanas inmediatamente posteriores al trasplante es recomendable evitar el abonado y medir muy bien los riegos para evitar excesos, así como mantenerla protegida de luces muy intensas.

En este otro artículo de EcologíaVerde explicamos con más detalle Cuándo y cómo trasplantar una orquídea.

Si deseas leer más artículos parecidos a Orquídea Phalaenopsis: cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cultivo y cuidados de las plantas.