Los osos polares dependen de las placas de hielo para sobrevivir