Qué es la contaminación: tipos, problemas y soluciones
La contaminación es un término muy amplio, que podemos definir grosso modo como todo aquello que altera nuestro entorno, ocasionando problemas ambientales y/o de salud pública.

Lógicamente, se trata de una definición muy general, pero nos sirve para situarnos en el punto de partida de la cuestión. En este post vamos a definir de forma más detallada el término, enfocándolo a la tipología, problemas y soluciones.

Qué es la contaminación

Aunque sea habitual relacionar contaminación y sustancias químicas, sobre toro porque liberarlas en el medio ambiente significa polucionar, hay que tener presente que la naturaleza de la contaminación va más allá de eso.

De hecho, los contaminantes pueden ser de origen natural o artificial, químico o biológico, incluso tóxico o no. En otras palabras, contaminación no siempre es sinónimo de toxicidad, pues también puede estar relacionada con el aumento de la concentración de un determinado elemento o, por qué no, con la interacción producida con otro factor.

Qué es la contaminación: tipos, problemas y soluciones
Igualmente, la valoración de un determinado entorno variará en función de nuestro objetivo. Si de lo que se trata es de preservar nuestra salud, en particular, tendremos en cuenta variables relevantes con respecto a este objetivo. No siempre serán las mismas, lógicamente, que si nos centramos en la salud de la población, de un grupo concreto o de un ecosistema.

También será distinto el análisis si la meta es cuidar el planeta, pongamos por caso. Así pues, hechas estas salvedades teóricas, pasemos a lo que suele significar la palabra contaminación.

Por lo general, la contaminación suele aludir a la introducción de un elemento que resulta perjudicial en un determinado entorno, a menudo sustancias de origen químico que se encuentran suspendidas en el aire o que tienen la forma de objetos…
Seguir leyendo

Efectos y soluciones del cambio climático
El cambio climático implica una mayor intensidad, duración y frecuencia de los eventos extremos, razón por la que se llaman así. Igualmente, el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero nos pone al borde del abismo.

En otras palabras, puesto que en los últimos 250 años la concentración de CO2 en la atmósfera se ha disparado y sigue aumentando debido sobre todo a la actividad humana, detenerlas significa también detener el cambio climático. De otro modo, salvo que se tomen medidas, las emisiones de CO2 provocarán un desequilibrio ambiental tan importante que pondrán en juego la misma supervivencia humana.

Si nos parece alarmista tal advertencia, la ciencia matiza apuntando que la humanidad podría no extinguirse, pero el mundo que conocemos dejaría de ser el que es. De hecho, estamos al borde de la sexta gran extinción.

La buena noticia es que, del mismo modo que hemos puesto al planeta contra las cuerdas, también depende de nosotros evitar que la situación se nos vaya de las manos de forma definitiva. Y para lograrlo la meta es la siguiente: además de dejar de esquilmar el planeta, dejándolo sin recursos y destrozando ecosistemas naturales, se hace necesario combatir el cambio climático con eficacia.

Efectos y soluciones del cambio climático
En concreto, el objetivo mínimo es estar por debajo del aumento de 2 grados centígrados a finales de siglo, con respecto a los niveles preindustriales. De no lograrlo, el planeta dejaría de tener la estabilidad térmica necesaria para la especie humana, disparándose además los eventos extremos.

Los efectos

Los efectos que provoca el cambio climático todavía se desconocen de forma completa. Una de las características de este fenómeno, de hecho, es la incertidumbre que existe con respecto a ello. Como primera causa del aumento de las emisiones de efecto invernadero se ha observado un aumento de las temperaturas promedio.

Es decir, no estamos hablando de un aumento de la temperatura en términos absolutos, sino de un incremento de las temperaturas promedio. Junto a ello, también se ha observado el desencadenamiento de eventos extremos asociados.
Seguir leyendo

Los animales más raros del mundo
Algunos son más conocidos que otros, y suscitan sensaciones de todo tipo. Podrán parecerte encantadores, extraños, feos, bonitos, fascinantes o sencillamente insólitos. Igualmente, muchos de ellos pertenecen a especies en peligro de extinción pero todos ellos sin excepción son raros, raros, raros.

O, lo que es lo mismo, difícilmente te dejarán indiferente. A continuación, una pequeña lista de animales raros con ganas, tan peculiares como desconcertantes. ¡Y es que la naturaleza no deja de sorprendernos!

Chromodoris lochi

El Chromodoris lochi es un tipo de molusco nudibranquio, perteneciente a la familia Chromodorididae, de un color azul cielo que puede variar de un ejemplar a otro, hasta llegar a ser casi blanco. Además, como puede verse en la imagen, el manto está bordeado por unas líneas oscuras continuas o intermitentes. El resultado es realmente espectacular.

Los animales más raros del mundo
No tienen ojos, si bien utilizan dos tentáculos para analizar el medio mediante el contacto, además de poder detectar luces o sombras. Por último, este molusco de apenas 6 centímetros de longitud se alimenta de esponjas que habitan los corales y se defiende de sus posibles depredadores advirtiéndoles con sus intensos colores de su toxicidad.

Mono narigudo

El mono narigudo (Nasalis larvatus) es otro especimen sorprendente. Como diría Quevedo, érase un primate a una nariz pegado, por otra parte autóctono de los bosques de Borneo. En esta ocasión, además de grande es alargada, y podemos ver este apéndice en todo su esplendor en los adultos machos.
Seguir leyendo

Pinturas ecológicas que respetan el medio ambiente
La pintura bio puede hacer mucho por nuestra salud y por la del medio ambiente. Sin embargo, al tratarse de un producto relativamente nuevo, que ha empezado a popularizarse en los últimos años, todavía es relativamente desconocido y, por lo tanto, surgen muchas dudas al respecto.

En este post vamos a responder a algunas cuestiones prácticas sobre este tipo de pintura para ir un poco más allá de la simple idea que pueda transmitirnos la prometedora expresión de “pintura ecológica”.

Con la etiqueta de ecológico podemos encontrar pinturas de diferentes tipos, si bien todas ellas tendrán denominadores comunes que hacen de ellas un producto diferenciado. Por lo tanto, veamos qué son las pinturas ecológicas o bio.

Qué son y en qué las hace diferentes

Básicamente, las pinturas bio no tienen resinas de origen petroquímico. Si lo hacen, sus cantidades son muy pequeñas, y en función de su composición, entre otros aspectos, cumplirán los estándares marcados por las distintas entidades de certificación. Para más información al respecto, consulta el último epígrafe del post.

Pinturas ecológicas que respetan el medio ambiente
Para serlo, las pinturas bio deben cumplir requisitos relativos a un proceso de elaboración, uso y eliminación ecológicos. Al menos, parcialmente. Es decir, el hecho de que una pintura incluya la etiqueta verde puede indicarnos que se cumplen algunos criterios interesantes al respecto, pero la huella ecológica o impacto ambiental de la misma es un concepto más amplio.

Hasta el punto de englobar el ciclo de vida completo, incluyendo las materias primas empleadas, su producción, distribución, utilización y eliminación. Es decir, por la parte que nos toca como consumidores, también afecta a su uso eficiente o a la huella de carbono que implique su compra, puestos a hilar fino, si bien se hace necesario hacerlo si queremos englobar todos los aspectos.

Pinturas ecológicas que respetan el medio ambiente

Sea como fuere, lo cierto es que las pinturas ecológicas lo serán en mayor o menor grado, en función de muchas variables. A efectos prácticos, también nos conviene tener en cuenta que, al menos en lo que respecta a la etiqueta eco de la UE, ésta solo se concede a productos eficaces.

En concreto, deben garantizar, al menos una eficacia equiparable a la de los productos convencionales. Por lo tanto, ecológico también significa poder descartar sorpresas desagradables en ese sentido.

Seguir leyendo

Consecuencias de la contaminación del agua
El impacto y consecuencias de la polución del agua es difícil de exagerar en los tiempos que corren. No en vano, un agua contaminada supone serios problemas a nivel ambiental y con respecto a la salubridad, derivando en problemas de salud pública y/o en daños de los ecosistemas.

Los ecosistemas pueden ser de muy distinto tipo y de sus características y aspectos más o menos valiosos dependerán también sus consecuencias. No solo desde un punto de vista biológico, entre otras cuestiones en cuanto a su importancia como enclaves de especial riqueza por su biodiversidad única, sino también en lo que respecta a su utilidad en relación a actividades humanas que pueden ser de recreo o para su explotación.

Igualmente, la degradación del agua tiene consecuencias de distinta gravedad económica, que pueden afectar a comunidades locales, mermando o incluso acabando con fuentes de recursos esenciales para economías de supervivencia o de cualquier otro tipo.

Consecuencias de la contaminación del agua
Tras esta breve introducción, veamos algunos detalles de estos problemas o, lo que es lo mismo, consecuencias de distinto tipo provocadas por la contaminación del agua.

Aunque el panorama que dibujemos no será completo, puesto que se trata de un tema muy amplio, probablemente bastará para concienciarnos sobre la importancia de un uso sostenible de los recursos, en especial el agua, el más valioso del planeta.

No en vano, la contaminación de los medios acuáticos suele deberse, en la gran mayoría de los casos, a las actividades humanas, provocando desequilibrios ambientales que acaban ocasionando nefastas consecuencias.

Fuentes de contaminación

Las fuentes de contaminación que afectan a la calidad del agua, en efecto, pueden provenir de la misma naturaleza. En ocasiones de forma espontánea, como ocurre con la presencia de mercurio en los peces, aunque no siempre.

Consecuencias de la contaminación del agua
De hecho, también puede llegar a través de la contaminación industrial atmosférica, acumulándose en ríos y océanos. Es el mercurio metílico que puede ser dañino para las personas, al tratarse de un metal pesado que entra en la cadena trófica, puesto que los peces los absorben al alimentarse en dichas aguas.

De igual manera que va acumulándose en sus cuerpos, ocurre lo propio con los nuestros. El ser humano va sumando microscópicas cantidades de mercurio a través de un proceso bioacumulativo que también se produce a través del consumo de microplástico a través de la misma vía. Pero no adelantemos más sobre este particular.

Seguir leyendo

Ciudades en peligro de desaparecer bajo las aguas
Como es bien sabido, el calentamiento global supone el deshielo y el consiguiente aumento del nivel del mar de forma progresiva, hasta hacer desaparecer amplias zonas costeras en todo el mundo. Algunas islas también desaparecerán. Son áreas que tienen un importante riesgo de inundarse incluso si combatimos el cambio climático con éxito.

La reducción de las costas del mundo también supondrá la desaparición de numerosas ciudades, engullidas bajo las aguas en un plazo mayor o menor de tiempo, en función del escenario en el que nos encontremos, pues el calentamiento global puede acelerarse más o menos en función de la cantidad de emisiones.

En otras palabras, llevar a cabo políticas verdes permite alejarse de los combustibles fósiles y, con ello, preservar la estabilidad del clima mundial, ralentizándose el deshielo y alejándose el fantasma de la inundación de las ciudades costeras. Así pues, algunas ciudades podrán salvarse.

Si seguimos contaminando sin control, los gases de efecto invernadero calentarán el planeta 4 grados centígrados en apenas una décadas, creando el contexto idóneo para que ciudades costeras de todo el mundo desaparezcan.

Alcanzar esos 4 grados significaría un ascenso del nivel del mar que sumergería las tierras en las que actualmente viven 470 a 760 millones de personas, según un estudio de Climate Central titulado “Carbon, climate and rising seas our global legacy”.

Ciudades en peligro de desaparecer bajo las aguas
Tengamos en cuenta que el 70 por ciento de la población mundial vive actualmente en zonas costeras, si bien el cambio climático afecta de forma desigual y en buena medida imprevisible. En todo caso, una cosa es segura: cada fracción de grado que evitemos subir prevendremos la inundación de algunas áreas y ciudades.

Igualmente, existen numerosas variables que hacen variar los pronósticos en función de características geológicas o, por ejemplo, el tipo de ocupación de la costa. No se producen los mismos efectos si se cuenta con acantilados, presas específicamente construidas para contener el avance del mar o si existen deltas de río o playas.

Las construcciones que existan también influyen, incluyendo tipo. No afectará igualmente a las costas densamente construidas con edificios turísticos como a pequeñas o grandes ciudades costeras, pongamos por caso.

Ciudades construidas bajo el nivel del mar

Corren especial peligro las ciudades construidas bajo el nivel del mar, como es el caso de Tokio, Miami, Nueva York, Singapur, Venecia, Amsterdam o Rotterdam. Según Steven Nerem, científico aeroespacial especializado en el cambio climático, “ya es demasiado tarde” para algunas de estas ciudades. Por poner un ejemplo más allá del evidente drama que sufre Venecia o la costa holandesa, entre otras, Nueva York podría llegar a ser inhabitable antes de finales de siglo, apunta el experto.
Seguir leyendo

Estados Unidos abandona el Acuerdo de París
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ha decidido abandonar el Acuerdo de París contra el cambio climático. En una declaración hecha en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, despejó toda duda al respecto. Dejó bien claro que se debe a sus ideas negacionistas y prioriza la pujanza económica de su país a corto plazo a un desarrollo verde que garantice el futuro de la humanidad.

El negacionismo que nunca ocultó, sino más bien al contrario, convirtiéndolo en su bandera y arma electoral, le lleva a rechazar la existencia del cambio climático y su origen antropogénico. Por lo tanto, considera absurdo luchar contra el mismo. Es más, a su juicio, supone un lastre para la economía y la creación de empleos.

“A partir de hoy, los Estados Unidos cesará cualquier implementación del acuerdo de París (…) y la carga económica y financiera que impone a nuestro país”, dijo.

Entre la decepción y la indignación

El mundo no es de la misma opinión. Aun siendo una decisión esperada, las reacciones han echado chispas, y solo acaban de empezar. Básicamente, todas giran en torno al mismo tema: se considera que este no tendrá consecuencias catastróficas para el medio ambiente y, por ende, también para la humanidad.

Estados Unidos abandona el Acuerdo de París
Entrando en harina, las reacciones a la decisión tachan sus palabras de absurdas e irresponsables. El hecho de que Estados Unidos sea uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo y su influencia como potencia mundial se añaden al parón que esta decisión supondrá también para el desarrollo de las renovables.

No tanto porque las energías verdes vayan a dejar de evolucionar y popularizarse, sino porque Estados Unidos era uno de los motores de esta alternativa a las energías fósiles. No olvidemos también que la lucha contra el cambio climático exige una rápida transición hacia una sociedad baja en carbono, y que sin Estados Unidos en el Acuerdo de París además la financiación para lograrlo peligra.

Estados Unidos abandona el Acuerdo de París
En resumen, no lograrlo significaría entrar en un punto de no retorno que agravaría mucho la situación. Idealmente, se quiere mejorar el objetivo situando el aumento de la temperatura en 1,5 grados. Y, lógicamente, entre otras consecuencias, si no se controlan las emisiones, el calentamiento global va a afectar a todo el planeta, de forma desigual e imprevista en gran medida.
Seguir leyendo

Pintura con grafeno, un invento verde
Se le conoce como el material milagro del siglo 21, no solo por sus sorprendentes aplicaciones, cada vez mayores, sino también por el gran potencial que tiene el revolucionario grafeno. Aunque todavía hay algunos problemas prácticos que solucionar para que su uso explote, sus ventajas son ya una realidad en muchos casos.

De producirse en cantidades masivas a bajo coste, transformaría la forma en la que todo está hecho. Aunque “todo” es un decir, lógicamente, con esta elocuente expresión resulta sencillo entender hasta qué punto puede utilizarse en un amplísimo abanico de productos, muchos de ellos eco amigables.

En el campo de la eficiencia energética sus resultados son prometedores gracias a propuestas increíbles realizadas por un sinfín de investigaciones. Puede ser clave en la fabricación de pantallas de smartphones, entre otros dispositivos móviles y demás aparatos electrónicos, consiguiendo que sean más delgados y durables. Entre otras razones, por reunir propiedades ventajosas de flexibilidad y dureza al tiempo, además de ser impermeables.

Pintura con grafeno, un invento verde
También tiene infinidad de aplicaciones médicas para la regeneración de tejidos, la fabricación de prótesis o de instrumental médico. O, por ejemplo, podría aumentar la eficiencia de los paneles fotovoltaicos y de las baterías recargables electrovoltaicas, disminuyendo también el tiempo de carga.

La lista de usos es interminable. Por mencionar otros, resulta útil para fabricar bombillas durables que permiten ahorrar un 10 por ciento más que las LED, construir turbinas eólicas, vehículos como coches, trenes o aviones más resistentes y ligeros, además de un largo etcétera de usos prácticos.

En este post vamos a repasar tres de sus utilidades relacionadas con usos ecológicos. En concreto, para el logro de eficiencia energética y la descontaminación atmosférica, concretamente con la pintura. Pero antes definamos el grafeno de forma breve.

Qué es el grafeno

Definido de forma sencilla y escueta, podemos decir que el grafeno es un material resistente, ligero y altamente conductivo con un sinfín de propiedades y aplicaciones descubierto en 2004. Está formado por láminas de carbono de un átomo de espesor y se considera la sustancia más resistente conocida.

Pintura con grafeno, un invento verde
Es 200 veces más resistente que el acero y quintuplica la ligereza del alumino, pongamos por caso. Y, en fin, considerando que fue aislado hace poco más de una década, este versátil invento resulta increíble.
Seguir leyendo