¿Papel certificado o papel reciclado?
Seguro que muchos os preguntáis qué es más ecológico: usar papel reciclado o, mejor, usar papel certificado procedente de bosques gestionados de forma sostenible. Ambas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes y hay un debate sobre el asunto.

El papel certificado (generalmente, por las entidades FSC o PEFC) es un producto que proviene de madera de bosques gestionados con criterios sostenibles, tanto desde el punto de vista ecológico, como social y económico. Por otra parte, el papel reciclado emplea como materia prima fibras recuperadas de papel o cartón que ha sido usado anteriormente y, por tanto, no supone la tala de árboles.

Pero todo es más complicado de lo que parece a primera vista. El papel certificado puede ser, de hecho, de tres tipos:

  • Papel FSC 100%: elaborado a partir de fibras que proceden en su totalidad de bosques correctamente gestionados y certificados.
  • Papel FSC reciclado de fuentes mixtas: se elabora en parte con fibras de bosques certificados, pero también a partir de material reciclado.
  • Papel FSC 100% reciclado: se elabora sólo con material reciclado.

La organización FSC ofrece algunos datos sobre su sistema: el 50% de la fibra utilizada en Europa está certificada conforme a un sistema de gestión forestal sostenible, el FSC cuenta en la actualidad con 155 millones de hectáreas certificadas en ochenta países y cuenta con más de 23.000 certificados de Cadena de Custodia en todo el mundo.

¿Cuál elegir?

El debate continúa en la propia industria del papel. Aunque sea de bosques sostenibles, el papel que se fabrica de madera supone talar árboles (aunque, en principio, se reforesta la misma cantidad que se usa). Pero también hay que tener en cuenta que, en su producción, se necesitan usar tractores y máquinas de registro, lo que es una fuente de contaminación y ruido al medio ambiente. Por último, se usan productos químicos y residuos de agua.

Pero, en el papel reciclado también se usan productos químicos. Las fibras del papel recuperado deben ser desglosadas y se debe retirar la tinta que aún está impresa en las hojas. Algunos papeles reciclados ya no usan cloro tóxico en ese proceso de destintado.

Es difícil ser 100% ecológico. Lo mejor… usar menos papel y reutilizarlo (usar las dos caras) siempre que sea posible.