Un papel para envolver alimentos consigue que duren frescos cuatro veces más