Parasitismo: definición y ejemplos

Parasitismo: definición y ejemplos

En la naturaleza, las relaciones entre todas y cada una de las diferentes especies de organismos vienen marcadas por el fin último de la supervivencia. De esta forma, dentro de cada comunidad biológica, las especies tratan de sacar el máximo beneficio, tanto de las relaciones que mantienen con el resto de individuos de su propia especie, como con aquellos otros organismos de especies y grupos diferentes. En este contexto, los organismos parásitos aparecen como expertos del beneficio que pueden obtener de otros organismos, aunque ello conlleve infecciones, daños, y a veces incluso la muerte, de aquellos organismos de los que se benefician.

Probablemente, el ejemplo del parasitismo intestinal sea uno de los más conocidos dentro de los seres humanos, pero la gran biodiversidad de parásitos que alberga la naturaleza resulta realmente compleja y sorprendente. En este interesante artículo de EcologíaVerde podrás descubrir todo sobre el parasitismo: definición y ejemplos.

Relaciones interespeciífcas: qué son y tipos

Las relaciones interespecíficas son aquellas que se dan entre organismos de especies diferentes que conforman una misma comunidad biológica. Según el tipo de interacción y el resultado de la misma, los organismos que participan en ella pueden verse beneficiados (+) o por el contrario, perjudicados (-), así como permanecer en un estado neutro (0) en ciertos casos.

De esta forma, los distintos tipos de relaciones interespecíficas que se dan entre diferentes especies son:

  • Relaciones entre especies del tipo (0)/(+): amensalismo y antibiosis.
  • Relaciones interespecíficas (+)/(0): epibiosis, tanatocresis, foresia, comensalismo e inquinilismo.
  • Relaciones entre especies del tipo (+)/(-): depredación, explotación y parasitismo.
  • Relaciones interespecíficas (+)/(+): simbiosis y mutualismo.
  • Relaciones entre especies del tipo (-)/(-) o (+): competencias por explotación o por interferencia.

Ahora que ya conocemos los diferentes tipos de relaciones interespecíficas que existen y podemos diferenciarlas en uno u otro grupo, en el próximo apartado nos centraremos solo y exclusivamente en la relación interespecífica del parasitismo.

En este otro artículo de EcologíaVerde puedes aprender mucho más acerca de las Relaciones interespecíficas, sus tipos y ejemplos.

Qué es parasitismo - definición

Como hemos indicado anteriormente, el parasitismo es una relación interespecífica de tipo (+)/(-), en la que un organismo (parásito) se beneficia de otro (huésped), el cual se ve perjudicado por la acción e invasión de la otra especie, sufriendo daños en mayor o menor medida, según el grado de parasitismo.

Para el organismo parásito establecer este tipo de relación interespecífica con otra especie es su único modo de vida, ya que depende de otros organismos para abastecer sus necesidades energéticas y alimenticias, así como para reproducirse y garantizar su supervivencia y descendencia. De esta forma, el parásito y el huésped conviven por un tiempo determinado, hasta que uno de los dos muere.

En los próximos apartados conoceremos los diferentes tipos de parasitismo que existen en la naturaleza, cuáles son los principales organismos que actúan como parásitos, así como varios ejemplos concretos que nos permitirán entender mejor el complejo proceso de las relaciones de parasitismo que se establecen entre especies diferentes.

Tipos de parasitismo

A la hora de clasificar y separar los diferentes tipos de parasitismo, es necesario acogernos a uno u otro criterio. De esta forma, nombramos a continuación algunas de las clasificaciones más comunes que nos permiten diferenciar entre diversos tipos de parasitismo:

Clasificación del parasitismo según el huésped

Según el tipo de organismo al que infecten los parásitos podemos hablar de:

  • Fitoparásitos (infectan a plantas).
  • Zooparásitos (infectan a animales).

Clasificación del parasitismo según el grado de dependencia

Según el grado de dependencia que establece el parásito con su huésped encontramos distintos tipos de parasitismo:

  • Parásitos obligados: dependen completamente para su supervivencia y correcto desarrollo de la presencia de un huésped al que infectan.
  • Parásitos facultativos: estos parásitos son capaces de sobrevivir durante ciertas etapas de su desarrollo o en determinadas condiciones sin la necesidad de invadir e infectar a otro organismo para garantizar su supervivencia.
  • Parásitos accidentales: en algunas ocasiones, los parásitos infectan por error a otro organismo que no acostumbra a ser su huésped común. Pese a ello logran adaptarse a este nuevo huésped y conseguir su objetivo: abastecerse y sobrevivir a partir del organismo infectado.
  • Parásitos erráticos: en otras ocasiones, aunque el parásito haya conseguido infectar a su huésped común, lo hace en algún tejido y órgano que no suele ser el más indicado para su supervivencia, por lo que comete un error al elegir su hábitat de infección y deberá adaptarse para sobrevivir.

Clasificación del parasitismo según su duración

Según el tiempo que dure el período de infección por parte del parásito al huésped, dichos parásitos se consideran, de mayor a menor tiempo de permanencia: parásitos permanentes, periódicos o temporales.

Clasificación del parasitismo según la ubicación

Dependiendo de la ubicación que el parásito adopte en el organismo huésped podemos encontrar ectoparásitos (en el exterior del organismo) o endoparásitos (en el interior).

Estas son las clasificaciones básicas para poder conocer bien los tipos de parásitos que hay, lo que también nos ayuda a darnos cuenta de que algunos se nos hacen muy conocidos, mientras la inmensa mayoría los desconocemos, como veremos en los ejemplos que mostraremos a continuación.

Ejemplos de parasitismo

La gran diversidad de organismos parásitos y sus necesidades y procesos de parasitismo hacen que los ejemplos de este tipo de interacción interespecífica sean muy variados. Aquí dejamos algunos ejemplos de parasitismo:

Zooparásitos

  • Ácaros (Subclase Acari, Arácnidos).
  • Pulgas (Orden Siphonaptera, Insectos).
  • Garrapatas (Orden Ixodida, Arácnidos).
  • Chinche de las camas (Cimex lectularius, Insectos).
  • Piojos (Orden Phthiraptera, Insectos).
  • Gusano de Guinea (Dracunculus medinensis).
  • Avispa esmeralda de las cucarachas (Ampulex compressa).

Concretamente en el parasitismo intestinal de muchos mamíferos, entre ellos el ser humano, intervienen diversos zooparásitos del grupo de las amebas, como la especie Entamoeba histolytica, así como protozoos flagelados como Giardia lamblia, lombrices intestinales (Ascaris lumbricoides), oxiuros (Entervius vermicularis) y tenias (género Taenia).

Fitoparásitos

  • Picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus, Insectos).
  • Chinche verde (Nezara viridula, Insectos).
  • Termitas (Infraorden Isoptera, Insectos).
  • Pulgones (Familia Aphididae, Insectos).

Si deseas leer más artículos parecidos a Parasitismo: definición y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Biodiversidad.

Bibliografía
  • Gorrita, R. (2009) Manifestaciones clínicas y tratamiento del parasitismo intestinal. Revista de Ciencias Médicas de Mayabeque, Volumen 15 (1).
  • Palacios, J. T., Chiaretta, A. & Lovera, H. (2006). El parasitismo: Una asociación interespecífica. Universidad Nacional de Río Cuarto (Argentina).
  • Neghme, A. & Silva, R. (1971) Ecología del parasitismo en el hombre. Organización Panamericana de la Salud, Repositorio Institucional Iris.