Pasar varios días al aire libre mejora nuestra capacidad para resolver problemas