Paul Watson (huido de Alemania y buscado por la Interpol) continúa su lucha para proteger a las ballenas