Pekín envuelta en una nube de contaminación