Pequeños agricultores y productos locales acabarían con la crisis alimentaria y medioambiental