Pescan en Alaska un pez de 200 años
Según los primeros cálculos, el pez nació, aproximadamente, en 1813 en algún lugar del Pacífico Norte. Doscientos años más tarde, tras dos siglos de aventuras, ese mismo pez, un pescado de roca, para más señas, fue capturado frente a las costas de Alaska, no lejos de Seattle, por Henry Liebman. Quizá se haya batido un récord.

Hasta el momento se había pescado un pez de 175 años, de la misma especie de pez de roca, Sebastes borealis, según datos del Alaska Department of Fish and Game. El pez que capturó Henry era algo más grande: el animal del anterior récord medía poco más de 32 pulgadas y el pescado por Henry casi 41 pulgadas (un poco más de un metro).

Las muestras de los peces de roca son enviadas a un laboratorio en Juneau, la capital de Alaska, donde se determina la edad real del pez capturado por Liebman. Los científicos (los ictiólogos, en este caso) calculan la edad del pez mediante el análisis de un hueso del oído conocido como otolito, que contiene anillos de crecimiento similares a los anillos de edad que se pueden ver en el tronco de un árbol.

La longevidad de muchos animales sigue siendo un enigma para los biólogos. Algunos investigadores creen que los individuos más pequeños dentro de una especie tienden a vivir más que sus congéneres mayores. Esto se explica debido al crecimiento celular anormal que acompaña el mayor tamaño corporal y al riesgo de cáncer.

Una almeja de 400 años

Pescan en Alaska un pez de 200 años
El animal más longevo que se ha encontrado es una almeja recogida de las aguas de Islandia. Se calculó la edad del pequeño molusco, que se estimó en 400 años. En el caso de este último pez de roca, además del récord en edad, sus 17,73 kilogramos pueden hacer que bata un récord en tamaño.

Liebman ha comentado que sabía que era muy grande, pero no se imaginó que batiría un récord. El pescador quiere conservar la captura para contar la historia de lo ocurrido: un pez de roca récord.