Las pilas: ese elemento tan tóxico