Pintura con grafeno, un invento verde
Se le conoce como el material milagro del siglo 21, no solo por sus sorprendentes aplicaciones, cada vez mayores, sino también por el gran potencial que tiene el revolucionario grafeno. Aunque todavía hay algunos problemas prácticos que solucionar para que su uso explote, sus ventajas son ya una realidad en muchos casos.

De producirse en cantidades masivas a bajo coste, transformaría la forma en la que todo está hecho. Aunque “todo” es un decir, lógicamente, con esta elocuente expresión resulta sencillo entender hasta qué punto puede utilizarse en un amplísimo abanico de productos, muchos de ellos eco amigables.

En el campo de la eficiencia energética sus resultados son prometedores gracias a propuestas increíbles realizadas por un sinfín de investigaciones. Puede ser clave en la fabricación de pantallas de smartphones, entre otros dispositivos móviles y demás aparatos electrónicos, consiguiendo que sean más delgados y durables. Entre otras razones, por reunir propiedades ventajosas de flexibilidad y dureza al tiempo, además de ser impermeables.

Pintura con grafeno, un invento verde
También tiene infinidad de aplicaciones médicas para la regeneración de tejidos, la fabricación de prótesis o de instrumental médico. O, por ejemplo, podría aumentar la eficiencia de los paneles fotovoltaicos y de las baterías recargables electrovoltaicas, disminuyendo también el tiempo de carga.

La lista de usos es interminable. Por mencionar otros, resulta útil para fabricar bombillas durables que permiten ahorrar un 10 por ciento más que las LED, construir turbinas eólicas, vehículos como coches, trenes o aviones más resistentes y ligeros, además de un largo etcétera de usos prácticos.

En este post vamos a repasar tres de sus utilidades relacionadas con usos ecológicos. En concreto, para el logro de eficiencia energética y la descontaminación atmosférica, concretamente con la pintura. Pero antes definamos el grafeno de forma breve.

Qué es el grafeno

Definido de forma sencilla y escueta, podemos decir que el grafeno es un material resistente, ligero y altamente conductivo con un sinfín de propiedades y aplicaciones descubierto en 2004. Está formado por láminas de carbono de un átomo de espesor y se considera la sustancia más resistente conocida.

Pintura con grafeno, un invento verde
Es 200 veces más resistente que el acero y quintuplica la ligereza del alumino, pongamos por caso. Y, en fin, considerando que fue aislado hace poco más de una década, este versátil invento resulta increíble.

Grafeno para crear pintura solar

La pintura fotovoltaica de grafeno todavía no está a nuestro alcance, pero los avances son realmente prometedores. Puestos a imaginar, lo suyo sería pintar las paredes de nuestra casa o el coche con una pintura que podría cambiar de color. Pero no solo eso, porque su capacidad de absorber la luz solar es idónea para convertirla en unos peculiares paneles solares.

Pintura con grafeno, un invento verde
En ello están trabajando investigadores de la Universidad de Manchester, dedicados a combinar el grafeno con otros materiales para dotarlo de propiedades fotovoltaicas. De avanzar en este sentido obtendríamos paneles solares de mayor superficie a un menor costo, además de no resultar invasivos, ya que no precisarían de espacio.

Es decir, el material fotovoltaico se aplicaría como si de una pintura se tratase, sin más complicaciones. Después, el sol haría lo demás. Por su par te, científicos de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, crearon una pintura con forma de spray, con la peculiaridad de que esta vez se utiliza perovskita para la creación de células solares, un material más barato que el silicio que se emplea convencionalmente.

Ahorro energético y purificar con pintura de grafeno

Mejorar la eficiencia energética de los edificios y descontaminar el aire es posible gracias a la innovadora pintura que ha lanzado Graphenstone, elaborada con una base de cal combinada con grafeno en fibra. A diferencia de las pinturas a base de cal, ésta incorpora grafeno, aprovechando su alta conductividad para así mejorar la regulación térmica de las estancias y, por otra parte, también de las viviendas o edificios en su conjunto.

Pintura con grafeno, un invento verde
El resultado, lógicamente, es un ahorro energético importante, puesto que la pintura hace un papel de distribución del calor. O, lo que es lo mismo, el grafeno captura el calor, conduciéndolo por toda la superficie pintada, y lo mismo cabe decir del aire acondicionado.

Es decir, se reduce la necesidad de uno y de otro gracias a la regulación térmica que se consigue con esta pintura. De este modo, se mejora el aislamiento del edificio tanto a nivel exterior como interior.

De rebote, se obtiene una protección extra de las paredes, puesto que la presencia de grafeno en su composición protege contra la formación de óxido. Otro beneficios ambientales hacen referencia a una huella de carbono más ligera, al precisarse de poca pintura para cubrir grandes superficies sin riesgo de corrosión.

Pintura con grafeno, un invento verde

La delgadez y resistencia del grafeno son las razones de estas ventajas. Para hacernos una idea, según la empresa, un litro de pintura sería suficiente para dar dos capas a una superficie de alrededor de ocho metros cuadrados.

Por último, esta pintura de grafeno es una especie de sumidero de carbono que nos brinda la nanotecnología idónea tanto para exteriores como para interiores. Según sus creadores, la empresa sevillana Iedisa,, menos de 50 litros de esta pintura absorben el mismo CO2 que un árbol durante un año.

Si a ello unimos que no tiene compuestos tóxicos nocivos, también es salubre, sobre todo si la comparamos con la pintura convencional. Actualmente, la empresa trabaja para ampliar su gama de colores y la fabricación de otros productos fabricados con cal y grafeno para su uso en la construcción de viviendas.