Planean hacer mapas sonoros marinos para acabar con la contaminación acústica
Como bien saben y sufren las criaturas marinas, las profundidades de los océanos son un lugar ruidoso donde resulta más difícil vivir desde hace unos cuantos años. Su ruido, lógicamente, no es el propio del hábitat, sino el ocasionado por la intervención del ser humano, que además de fastidiarles la vida también planea ahora la creación del que será el mayor mapa sonoro marino del mundo.

Tráfico de barcos, pruebas militares con explosiones o extracciones de combustibles fósiles son algunas de las principales fuentes de ruido que impactan de forma negativa en el entorno marino, provocando un importante desequilibrio en los organismos de sus pobladores y dificultando también su comunicación.

Las ballenas se ven muy afectadas por este molesta polución acústica, pues dependen de su oído para alimentarse y para llevar a cabo una vida social que también influye de forma directa en sus posibilidades de supervivencia, advierten los expertos.

Mapas para frenar la contaminación acústica

La iniciativa es de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, que ya está finalizando la primera fase de la creación de estos mapas, cuyo objetivo no es otro que frenar la contaminación acústica y devolver el ecosistema a un estado más habitable.

Para llevar a cabo el ambicioso mapa, se están intentando documentar el mayor número de ruidos hechos por el hombre en el océano, que pueden llegar a afectar grandes distancias de cientos de kilómetros. Además, el objetivo del proyecto es analizar el tipo de ruidos y su impacto sobre los animales, especialmente sobre los mamíferos marinos para así proponer reducciones.

Recordemos al respecto que la Organización Marítima Internacional, organismo dependiente de la ONU, tiene potestad para reducir la contaminación del tráfico marítimo, así como de establecer la normativa acústica.