Las plantas hablan: se comunican mediante ondas sonoras inaudibles