Plantas que brillan para que los científicos las estudien
La NASA ha modificado genéticamente una especie vegetal para poder analizar su comportamiento sin tener que cortarla. Y esta planta está creciendo en la estación internacional de la agencia espacial norteamericana. Los científicos quieren saber cómo crece en un ambiente sin gravedad.

Se sabe que, en el espacio, por la falta de gravedad, las plantas crecen a un ritmo menor. La pregunta que se hacen los científicos es si la falta de gravedad puede provocar otras propiedades que no tienen en la Tierra. Las aplicaciones de estos experimentos son múltiples: desde lograr aumentar la eficiencia y la sostenibilidad en la agricultura hasta la lucha contra el cambio climático.

Es el proyecto Seedling Growth, que ha puesto en órbita en la Estación Espacial Internacional (ISS), 1.500 semillas de la especie Arabidopsis thaliana, una planta muy usada en los laboratorios de biología. Se han estudiado en Tierra los efectos de la gravedad cero con la ayuda de cápsulas de diseño especial, pero no son exactamente los mismos que si se realiza el experimento en el espacio.

Para comprender el comportamiento de las plantas, los científicos las modificaron genéticamente para que, si soportan un cierto nivel de estrés, emitan luz. De este modo, los científicos pueden saber cuándo “sufre” la planta. La Arabidopsis se adapta al ambiente, en este caso, a un ambiente sin gravedad, y en el proceso se tiene que esforzar. Por tanto, en este contexto, el término estrés no es negativo. Más bien se refiere al proceso de adaptación a un nuevo medio.

Cómo se adaptan las plantas al cambio climático

Plantas que brillan para que los científicos las estudien
Los científicos ya han sacado algunas conclusiones. Por ejemplo, que la planta distribuye algunas hormonas de manera diferente o que, a pesar de no tener una fuerza que las atrae hacia la tierra, crecen de forma similar, esto es, las raíces hacia un lado y las hojas y las ramas hacia el otro.

Saber que las plantas se adaptan a un ambiente nuevo también sirve para investigar el cambio climático. La masa vegetal de la Tierra desempeñan un papel fundamental en el ciclo del carbono. Por esta razón, los científicos de la NASA exponen a la planta a condiciones extremas de presión, temperatura y sequía. Tratan de averiguar cómo se adaptan las plantas al cambio climático.