Por qué algunos animales brillan
Algunos animales usan un mecanismo conocido como luminiscencia por el que son capaces de emitir luz. En la naturaleza, todo tiene un sentido. ¿Por qué algunos animales tienen este comportamiento y otros no? ¿Qué tratan de conseguir con ello?

En medio del suelo del bosque o en las profundidades del océano, de repente, aparece una luz en la oscuridad. Proviene de un pez o de un hongo. Del plancton o de una luciérnaga. Una luz intensa de neón verde. En un bosque cerca del río Dzanga, en la República del Congo, hay un hongo bioluminiscente casi desconocido por los científicos. La cineasta Verity White ha sido capaz de tomar imágenes de este extraño hongo con una cámara de time-lapse.

Los habitantes locales llaman a este hongo “fuego chimpancé”. Para ellos, es algo habitual. Muchos especies emiten luz: desde bacterias, hasta hongos, insectos, crustáceos, moluscos o peces. ¿Por qué emite luz este hongo? Se cree que para atraer a invertebrados que propaguen sus esporas.

La bioluminiscencia en los animales se produce por la energía generada por una reacción química. La responsable es una enzima llamada luciferasa, que cataliza la oxidación de un sustrato de proteína luciferina que emite luz. Es un tipo de emisión de luz que no produce calor. En otras palabras, es muy eficiente desde el punto de vista energético. La bioluminiscencia tiene distintas funciones: defensa, comunicación, reproducción, atracción de presas…

Por qué algunos animales brillan
Hay tres tipos principales de bioluminiscencia: la intracelular, la extracelular y la de bacterias simbióticas.

Aunque se puede dar en cualquier hábitat, es más habitual en los marinos, donde el uso de la bioluminiscencia está generalizado. En el medio terrestre, sólo algunos hongos e invertebrados, como las luciérnagas, y algunos escarabajos, son capaces de emitir luz. Esto se debe a que en el océano los cambios ambientales no ocurren con la misma rapidez que los cambios en la tierra. Además, hay mayor oscuridad.

Diferentes funciones

En 2012, se descubrió en Ecuador una cucaracha que emite luz. Los científicos creen que este tipo de cucarachas tratan de imitar a una especie de escarabajo que es tóxico, de modo que consiguen alejar a los depredadores.

El caso de luminiscencia más conocido quizá sea el de las luciérnagas: en este caso, se trata de rituales de apareamiento. Las hembras de las especies Photinus proyectan luz para atraer a los machos. Pero éstos se pueden encontrar con una desagradable sorpresa: hembras depredadoras de la especie Photuris, que imitan la emisión de luz de las hembras Photinus para comer a los machos de la otra especie. No siempre es bueno ir hacia la luz. Además, les roban esteroides para protegerse de las arañas saltadoras Phidippus.

Lo que aún no han descubierto los científicos es por qué los machos también brillan, qué función tiene la luminiscencia en su caso.