Prestige, 10 años esperando el juicio