Primeros amagos para reducir la contaminación en Barcelona