Prohibidas las botellas de plástico en el Gran Cañón
Las redes sociales están siendo usadas para exigir reformas políticas (véase las revueltas de los países árabes o el movimiento 15M), pero también para defender el medio ambiente. Desde la plataforma de regida de firmas Change.org se ha conseguido que el Gran Cañón, en Estados Unidos, se encuentre libre de botellas de plástico. Y no sólo el Gran Cañón. También el resto de Parque Nacionales del país norteamericano.

El plan de los gestores del Parque Nacional del Gran Cañón, uno de los más antiguos del país y ubicado en el estado de Arizona, era deshacerse de las botellas de plástico y ofrecer a los visitantes una red de fuentes de agua y de envases retornables. Pero apareció un duro opositor a la ecológica medida: la empresa de refrescos Coca-Cola, uno de los principales donantes del parque. (Es el problema, por otra parte, de que las empresas privadas controlen económicamente bienes y servicios que deberían ser públicos; es uno de los problemas de las privatizaciones.)

El caso es que, cuando el activista Stiv Wilson se enteró de lo que estaba ocurriendo, decidió emprender una campaña de recogida de firmas a través de la página web Change.org. La respuesta de los internautas preocupados por el medio ambiente, la naturaleza y, también, por frenar la prepotencia de las grandes multinacionales que creen que pueden controlar incluso una parte del planeta fue inmediata y decidida: en menos de un mes, no sólo se prohibieron las botellas contaminantes en el Parque Nacional del Gran Cañón, sino que se a trasladar la medida al resto de parques nacionales.

En otros países existen otras redes de protesta y de recogida de firmas, así como algunas internacionales, como Actuable. También las grandes organizaciones ambientalistas, como Grrenpeace, Amigos de la Tierra o WWF, lanzan campañas a través de internet o las redes sociales que persiguen la defensa del planeta. Las nuevas comunicaciones pueden ayudar al planeta.