Quedan menos marsopas de río que osos panda
Las marsopas sin aleta de agua dulce siempre sonríen pero, en vistas de la desesperada realidad que sufren, si supieran torcer el gesto, a buen seguro que lo harían. Según científicos participantes de una reciente investigación en su hábitat, las aguas del río Yangtse, estos animales en peligro de extinción atraviesan una situación de extrema gravedad. Actualmente, apenas queda un millar de ejemplares, menos que osos panda.

El equipo de expertos ha observado una importante caída de su población en los últimos años y ha pedido mayor protección, pues su número ha caído un 60 por ciento desde 2006, de acuerdo con los resultados del estudio.

Según el conteo realizado durante la investigación, apenas quedan un millar de ejemplares, y la especie disminuye a un ritmo anual de más del 5 por ciento. De no actuarse, en tan sólo unos años podrían desaparecer de forma definitiva.

Marsopas muertas

Además del río Yangtse, los lagos Poyang y Dongting también son el hábitat de las marsopas, si bien ambos lagos se encuentran en la cuenca del mismo río. Precisamente, fue la reciente aparición de varias marsopas muertas en ellos lo que provocó gran preocupación por la especie.

Las principales amenazas que afrontan las marsopas son la pesca ilegal, el dragado de arena, la navegación, la polución de las aguas y el cambio climático. Por lo tanto, hay muchos frentes que atacar si se quiere conservar a la especie. Sobre todo, la clave del problema son los conflictos de intereses entre la explotación de recursos del río y su conservación.

Por lo pronto, el Gobierno está estudiando incluir al mamífero en la lista de animales con máxima protección a nivel estatal, lo que significaría nuevas leyes para controlar las actividades humanas que lo tienen amenazado. También se baraja la posibilidad de cambiarlos de entorno para que, por fin, su sonrisa permanente esté justificada.