Quemar carbón calienta el planeta… pero también lo enfría