Quienes viven cerca de una incineradora tienen más riesgo de padecer cáncer