¿Quieres salvar árboles? ¡Píntalos!
Un ecologista se encadena a un árbol. Evidentemente, ni la empresa con menos conciencia ética del mundo va a talar ese árbol mientras una persona pueda sufrir daños directos por ello (heridas o, incluso, la muerte). Pero eso sólo supone ganar la primera batalla. El ecologista terminará perdiendo la guerra. Pueden sacarle a la fuerza, pueden esperar hasta que se canse en su lucha, pueden pasar muchas cosas… pero, tarde o temprano, el ecologista tendrá que dejar el árbol a merced de las sierras. Por otra parte, sólo puede salvar un solo árbol por protesta.

En vez de encadenarse a un árbol (una acción espectacular pero poco efectiva), en el estado indio de Bihar, han decidido probar otra estrategia: pintar los árboles. ¿Serán capaces de cortar árboles en los que hay representados dioses hindús?

En los troncos de los árboles aparecen pinturas que representan a Krishna, Radha, Durga y Saraswati, dioses de la religión hindú. Los han pintado artistas con un idea: la gente, temerosos de las divinidades, quizá respeten el tronco del árbol. Se pueden ver hasta un centenar de árboles que, de alguna forma, también son obras de arte.

Arti Kumari, uno de los artistas que promueve la iniciativa, asegura que aún no han talado ninguno de los que han pintado. Lleva pintando árboles desde hace más de cinco años. Para él, es una manera efectiva de proteger el medio ambiente.

Según este grupo de artistas el problema radica en que los pobladores locales no se preocupan de cuestiones como el cambio climático o el equilibrio ecológico. De hecho, ni siquiera piensan en ello. Desconocen ese tipo de problemas. El estado de Bihar tiene una de las tasas más bajas de forestación en la India, con sólo un 7% de su superficie cubierta por árboles.

La pintura Madhubani ha sobrevivido en la región durante siglos. Las mujeres y las niñas suelen decorar paredes y suelos cuando se celebran festivales o bodas. Ser representan los dioses, normalmente, con narices puntiagudas y ojos alargados.

El problema es la financiación

Aunque la iniciativa parece estar surtiendo efecto, tiene su coste: pintar un árbol y protegerlo de animales y otras amenazas cuesta 2.000 rupias, aunque puede ser más si el tronco del árbol es voluminoso. Por otra parte, algunos habitantes de la región creen que, si se promociona el bosque de árboles pintados, podría atraer a turistas, con lo que se podría financiar la iniciativa.

Se usa cal, pegamento y esmalte sintético para que las pinturas aguanten tres años. Es arte ecológico con un mensaje social.